JUEVES SANTO

La noche del Jueves Santo toda la población se concentra en la plaza de la Villa, que se convierte en una enorme mancha negra (el color de la túnica que viste todo el mundo). Unos minutos antes de la medianoche el alcalde se coloca en el centro de la plaza, y a las doce en punto levanta su bastón de mando. Es un momento estremecedor, pues todo el mundo comienza a tocar los tambores y los bombos a la vez. Se le llama “Romper la hora”, probablemente porque la “hora”, la medianoche, queda literalmente machacada por este trueno.

Después de esto los tambores continúan tocando por todo el pueblo hasta las 2 de la mañana, cuando se juntan en una pequeña plaza para la procesión de “Los despertadores”. Los despertadores son, en realidad, los rosarieros, un grupo de personas que cantaban el Rosario todos los domingos de madrugada, por la calle (actualmente sólo unas cuantas fiestas del año). Los tambores les acompañarán por toda la población, y sólo pararán para que ellos canten unas coplas del siglo XVIII, el “¡Ay de mí!”. La procesión para en unos cuantos puntos que no están elegidos al azar, ni mucho menos. Son los mismos lugares en los que paraban los pregoneros, pues el objetivo es que se entere todo el mundo de lo que está pasando. En esos puntos los rosarieros cantan su coplas.

romper la hora

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s